Historia

Esta Obra nació en Francia en 1843 y fue fundada por Mons. Carlos Augusto Forbin-Janson, quien fuera Obispo de Nancy, el cual, conmovido por la situación de miseria y abandono de los niños en China, decidió crear la IAM con lineamientos parecidos a los que tenían la Obra de la Propagación de la Fe. Como dato curioso, la Obra en un primer momento es conocida como “Obra de los niños chinos” (y posteriormente como la “Santa Infancia”).

Diez años pasaron para que México diera el primer aporte económico para ayudar a esta Obra, y es Campeche la diócesis que aparece como el primer lugar de México que da una cooperación de 250 francos, de lo cual se infiere que la Obra empezaba a ser conocida en algunas entidades del País, y sin duda, las que pusieron las primeras semillas de amor en los niños mexicanos para con la Obra de la Santa Infancia, son las congregaciones de origen francés, principalmente las Hermanas de la Caridad y las Hijas de la Caridad.