Impulsar la Misión Permanente partiendo de una experiencia kerigmática centrada en la Palabra de Dios, que nos lleve a la conversión personal, comunitaria y pastoral, para hacer presente la alegría del Evangelio en los diversos ambientes.

¿QUÉ ES UNA PASTORAL?

La pastoral es un ministerio, servicio o área de trabajo en la iglesia. Es un servicio fraternal hecho en y por Jesucristo a favor del prójimo. Tiene como propósito generar la conversión de la persona o personas a Jesucristo, buscando lograr en ella o ellas una vida nueva, una nueva dimensión de su humanidad con respecto al reino de Dios, para que puedan alcanzar y gozar la plenitud de la vida.

 

En la Iglesia existen tres pastorales fundamentales que son: Pastoral Profética, Pastoral Litúrgica y Pastoral Social, cada una de ellas se identifica con el triple ministerio de Cristo Profeta, Sacerdote y Rey. Estas tres pastorales a su ves están conformadas por otras acciones o dimensiones relacionadas con estas.

 

¿QUE ES LA MISIÓN PERMANENTE?

 

Cuando hablamos de  “misión permanente”  nos estamos refiriendo  a un acontecimiento  y  a una característica esencial de  la  Iglesia.

“La iglesia es misionera por su misma naturaleza y esta dimensión misionera  nace  del Misterio Trinitario y está dirigida a toda la humanidad “(AG 2)

 

El Documento de Aparecida nos dice que debemos ofrecer a nuestro pueblo “un encuentro personal con Jesucristo, una experiencia religiosa profunda e intensa, un anuncio kerigmático y el testimonio personal de  los evangelizadores, que  lleve a una  conversión personal y a un cambio  integral” (DA.226)

 

La “misión permanente” quiere lograr que pasemos:

  • Desde un Iglesia a la defensiva, a una  Iglesia propositiva y dinámica.

  • Desde  una  Iglesia muy  clerical, a una Iglesia más laical.

  • Desde una  Iglesia  conservadora, a una  Iglesia  misionera.

  • Desde una  Iglesia  sacramentalista, a una Iglesia anunciadora del kerigma.

  • Desde una  Iglesia recelosa frente a la post-modernidad, a una  Iglesia trasformadora de esa misma  realidad.

MISIÓN PERMANENTE